Las mejores recetas a tu disposición

Filetes rusos de pollo

Si quieres cambiar la carne de ternera de los filetes rusos, utiliza la de pollo. Para ello puedes utilizar la pechuga (que al no tener huesos no tendones te será más fácil de partir) o la carne del muslo, que es más sabrosa.

Solamente tienes que picar finamente la carne, y si es preciso, lo puedes hacer con la picadora o un procesador de alimentos, para que quede más compacto.

Filetes rusos de pollo

Y con la sopa de champiñones, me ahorro utilizar muchos ingredientes para que la salsa quede bien. Esto me ahorra tiempo y dinero y sin sacrificar el sabor.

Yo lo he acompañado de unas patatas asadas. Para hacer las patatas, precalienta el horno a 225 ºC. Pon un poco de aceite de oliva en la bandeja del horno. Lava las patatas bien y córtalas longitudinalmente. Ponlas en el aceite y dales la vuelta. Añade sal y pimienta. Cocínalas por cada lado unos 10 minutos, o hasta que cojan un color dorado.

  Ingredientes para 4 filetes rusos de pollo:

Elaboración de la receta:

Mezcla la carne de pollo picada, con 1 cebolla picada, el perejil, el panko, la sal, la pimienta y la mitad de la leche en un bol grande. Amasa con las manos hasta que todos los ingredientes se integren por completo.

Divide la masa en 4 trozos y dale la forma de una hamburguesa aplastada. Enharínala con un poco de harina.

Calienta una sartén a fuego medio con un poco de aceite y fríe los filetes rusos hasta que se empiecen a poner marrones por ambos lados. Sácalos a un plato aparte y colócalos sobre un papel absorbente.

En la misma sartén, añade la cebolla restante picada muy finamente y deja que se empiece a dorar.

Vierte el agua y luego la sopa de champiñones, vuelve a introducir los filetes rusos, revuélvelo y tápalo todo. Deja que cueza a fuego medio durante unos 10-12 minutos.

Justo antes de retirar la sartén del fuego, agrega la leche restante y remueve todo.

Sírvelo todo junto acompañado de unas patatas asadas al horno.

Hay 4 varios tipos de sopas de champiñones y no solamente se pueden comer tal cual, también se pueden utilizar para cocinar con ellas, como en esta receta.

Lo mejor es que reducen el tiempo de las recetas en torno a media hora.