Las mejores recetas a tu disposición

Filetes rusos con cebolla caramelizada

Originalmente, los filetes rusos se hacían con carne picada únicamente sazonada con sal. Sin embargo, las amas de casa, después de la Segunda Guerra Mundial, comenzaron a añadir más condimentos e ingredientes para que diese para alimentar a más personas.

Y desde entonces, los filetes rusos se sazonan con diferentes especias, pan, pan rallado, huevo e ingredientes similares que hacen aumentar la masa y que se quede compacta para trabajar con ella.

Filetes rusos con cebolla caramelizada

En esta ocasión los he acompañado de una salsa con cebolla caramelizada que le aporta un toque dulce que me encanta.

Aquí está la receta.

Ingredientes necesarios para 4 raciones:

Para la cebolla caramelizada:

Para los filetes rusos:

Así se preparan los filetes rusos con cebolla caramelizada:

Para hacer la salsa. En una sartén grande, calentamos la mantequilla a fuego medio-alto, y cuando esté caliente añadimos la cebolla picada finamente en rodajas. Lo dejamos varios minutos, revolviendo a menudo, hasta que la cebolla empiece a coger un tono dorado.

Cuando la cebolla esté blanda y con un ligero color pardo, añadimos el caldo de carne. Bajamos el fuego, tapamos la sartén un una tapa y continuamos la cocción.

Vamos removiendo la cebolla, y si vemos que se va quedando sin caldo, le echamos más para evitar que se la cebolla se queme. Hay que dejarlo una media hora más para que la cebolla se caramelice adecuadamente.

Después, le añadimos la harina, lo revolvemos todo y dejamos que se cocine 2 minutos más. A continuación, vertemos el vino y dejamos que se reduzca a la mitad.

Ahora añadimos la pasta de tomate y el vinagre. Dejamos que se cocine a fuego lento durante unos 10 minutos, salpimentamos al gusto y reducimos el fuego para que se mantenga sólo caliente.

Para hacer los filetes rusos. Cocemos el arroz y lo mezclamos con la carne picada cruda, la yema de huevo, el ajo picado, la sal, la pimienta, la salsa Perrins, el perejil y el tomillo en un bol.

Lo mezclamos todo con las manos o con un tenedor, y cuando esté todo bien integrado, formamos 4 bolas de igual tamaño. Con la palma de la mano, aplastamos esas bolas para darle la forma circular de los filetes rusos.

Ponemos una sartén a fuego fuerte con la cucharada de aceite y freímos los filetes rusos durante 3 minutos por cada lado, hasta que se forme una costra de color marrón por los lados.

En la misma sartén, vertemos la salsa de cebolla caramelizada reservada que teníamos, y cocemos junto con los filetes a fuego lento durante 10 minutos más.

Ya se pueden servir los filetes rusos calientes. Se pueden acompañar de puré de patatas, una ensalada o pasta.