Las mejores recetas a tu disposición

Filetes rusos a la barbacoa

Los filetes rusos se pueden hacer de muchas maneras, pero mi preferida, sin duda, es a la barbacoa. ¿Por qué? Porqué sólo a la barbacoa conseguimos que se forme una corteza crujiente alrededor, algo que nunca vamos a poder conseguir friéndolo en aceite.

Es una receta que siempre se ha hecho en mi casa, sobre todo mi padre, que es un entusiasta de la barbacoa. Pero para que no resulte tan seco, he querido añadirle mi salsa estrella, la de cebolla.

Filetes rusos a la barbacoa

Los filetes rusos no se suelen hacer demasiado, pero no los confundas con las hamburguesas, son más bien un cruce entre una hamburguesa, un pastel de carne y unas albóndigas.

Esta es mi receta de filetes rusos a la barbacoa, y espero que os guste tanto como a mi.

INGREDIENTES PARA 4 FILETES RUSOS

Para la salsa de cebolla marrón:

Así se hace la receta:

Lo primero que tenemos que hacer es preparar nuestra barbacoa. Si es de gas será mucho más rápida que las de carbón, que tardarán un buen rato en crear unas brasas óptimas.

Necesitamos unas brasas no muy fuertes ya que para hacer los filetes tan sólo necesitamos unos cuantos minutos.

Pon la carne picada en un bol con el huevo, el pan rallado, el queso parmesano y las especias.

Mezclamos todos estos ingredientes amasándolos con los dedos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

Dividimos la mezcla en 4 partes iguales, las damos forma redonda y las aplastamos, para que tengan una forma de hamburguesa, pero más aplanado y largo. Esta forma hará que se cubra con salsa por completo después.

Cuando la barbacoa esté lista, colocamos los filetes rusos en la parrilla, y dejamos que se hagan primero por un lado, unos 3-4 minutos, después le damos la vuelta para que se ase por el otro lado otros tantos minutos más.

Por el centro seguramente que estarán crudos, pero lo que queremos con este asado es crear una corteza alrededor del filete. Colocamos los filetes en una fuente para horno y los dejamos que reposen.

Precalentamos el horno a 200 ºC con calor por arriba y por abajo y ventilador.

Mientras tanto, hacemos la salsa de cebolla marrón, que es muy sencilla. Pelamos y picamos la cebolla en rodajas finas. Una cebolla grande debería ser suficiente, pero pueden ser dos pequeñas si no tienes grande.

Ponemos una sartén a fuego medio y añadimos las 2 cucharadas de mantequilla. Cuando empiece a chisporrotear, le añadimos la cebolla picada y la cocinamos hasta que adquiera un color dorado. Que esté tierna pero que no se caramelice (unos 6-8 minutos)

Le añadimos la harina y lo dejamos que cueza durante 1 minuto. A continuación, le añadimos el caldo de carne poco a poco mientras lo removemos todo.

Vamos a necesitar unas 2 o 3 tazas de caldo para obtener una salsa ligeramente espesa. Es el momento de sazonarla con sal y pimienta.

Ahora viene la parte divertida. Vertemos la salsa sobre los filetes en la fuente para hornear. Es como si los ahogáramos. Cubrimos la fuente con papel de aluminio y lo introducimos en el horno durante unos 20 minutos.

Esto va a terminar de cocinar la carne y la mantendrá tierna, mientras que se infusiona de todos los sabores de la salsa.

Una vez sacado del horno, lo podemos servir. Hay muchas opciones para su acompañamiento, pero a mi me gusta con puré de patata.

TIEMPO TOTAL: 45 minutos

Si todavía no tienes una barbacoa, encuentra la tuya en barbacoadegas.com.